Las ópticas especializadas en gafas progresivas en Alcobendas saben que, en ocasiones, los usuarios que comienzan a usar este tipo de lentes pueden tardar algún tiempo en adaptarse a ellas. Las gafas progresivas son la mejor opción para poder ver bien tanto de cerca como de lejos, sin tener que cambiar de gafas a cada rato. Sin embargo, al principio su adaptación puede resultar un poco complicada. En el siguiente artículo te indicaremos tres consejos para que la adaptación sea lo más fácil posible.

El primer consejo es indicado para los momentos en los se necesita mirar algo de cerca. Para adaptarte fácilmente a las acciones donde se mira de cerca, será necesario que acompañes el movimiento los ojos con con un pequeño movimiento de cabeza, ya que en estos casos deberás utilizar la parte inferior de la lente. Por lo tanto, recuerda que deberás bajar ligeramente la cabeza al mismo tiempo que bajas la mirada.

El segundo consejo es para cuando necesitas mirar algo de lejos. En estos casos tendrás que utilizar la parte superior de la lente, por lo que será necesario que mantengas la posición normal de la cabeza. Los profesionales de gafas progresivas en Alcobendas podrán aconsejarte en cuáles de tus situaciones cotidianas tendrás que utilizar una u otra parte de las lentes.

Por último, para una visión intermedia será necesario poner la mirada en la parte central de la lente. Un buen truco para conseguir una buena visión es bajar la barbilla mientras mantienes los ojos quietos. Al principio es normal que no resulte demasiado fácil seguir los consejos, pero una vez pasados entre diez o quince días, la adaptación es casi completa.

Ahora que ya conoces algunos consejos para adaptarte a las lentes progresivas, desde Centro Óptico Valdavia quedamos a tu disposición para cualquier cosa que puedas necesitar.