Si aún no utilizas gafas progresivas en Las Tablas de Madrid te conviene conocer las características básicas que los profesionales recomiendan para su uso.

La presbicia –o vista cansada- no es sinónimo de fatiga visual. No es lo mismo. En ambos casos no se habla de enfermedad sino de dificultades visuales que requieren de consejos y atención por parte de los profesionales ópticos.

Al aconsejarnos utilizar gafas progresivas en Las Tablas de Madrid nos interesa conocer cuáles son los motivos y características para cada necesidad. Tener vista cansada es la pérdida de elasticidad que el cristalino del ojo sufre con el paso de los años, mientras que la fatiga visual es la reacción que produce un sobreesfuerzo repetitivo en nuestra visión.

Los primeros síntomas de la presbicia suelen presentarse a partir de los 40 años de vida y se asocian con la dificultad de enfocar la visión. Picor o enrojecimiento de los ojos, lagrimeo y molestias o dolor de cabeza, son señales de vista cansada que denotan el envejecimiento del cristalino.

Es un proceso irreversible que con el uso de la sobreexposición a la luz azul de los actuales ordenadores y móviles de última generación cada vez va a más. La mayoría de la población opina que las lentes oftálmicas progresivas minimiza el avance de la presbicia.

En cambio, aunque la fatiga visual comparta síntomas con la vista cansada, tampoco es una patología ni debemos confundirla. Un dolor de cabeza motivado por fatiga visual surge como consecuencia de realizar un sobreesfuerzo de visión durante un tiempo excesivo.

En este caso lo recomendable es descansar la visión, adoptar una postura correcta si estamos frente a un ordenador, parpadear con frecuencia y alejar la mirada de un único foco intentando no dar profundidad a la vista.

En Centro Óptico Valdavia miramos por ti. Llámanos.